Falsos mitos sobre el control de alcoholemia

publicado en: Consejos | 0

control_alcoholemiaA pesar de que todos los conductores saben que no pueden conducir tras haber ingerido alcohol, cada día la Guardia Civil de Tráfico detecta centenares de personas que dan positivo en el Control de Alcoholemia. Según el último estudio realizado por el Instituto Nacional de Toxicología, el consumo de alcohol es la principal causa de muerte por carretera en todo el mundo. En España, de las más de 1.100 personas que perdieron la vida en accidentes de tráfico en 2013, el 43% fueron provocados por el alcohol y otras drogas.

Sin embargo, todavía hay conductores que se excusan en que “por una copa no pasa nada” o recurren a curiosos métodos para evitar que el alcoholímetro de positivo. A continuación os ofrecemos algunos de los falsos mitos más populares al respecto:

Beber Agua

Por mucho que ingeramos litros y litros de agua, lo único que conseguiremos será hidratar nuestro cuerpo e hinchar la tripa, porque con ello no lograremos reducir los niveles de alcohol en sangre.

Dejar de beber una hora antes de coger el coche

Si has bebido alguna copa, más te vale que esperes muuuucho más rato si tu intención es volver a casa con el coche ya que los niveles de alcohol en sangre son se reducen tan rápidos como creemos. Por eso, lo mejor es que le prestes tus llaves a algún amigo que vaya sobrio o que tomes un taxi de vuelta a casa.

Masticar granos de café o tomar una taza

Con este método lo único que lograremos será despejar nuestros sentidos y ponernos más nerviosos, pero nunca lograremos engañar por este método al aparato del Control de Alcoholemia.

Soplar poco a poco

Uno de los trucos más utilizados (en vano) es soplar muy muy despacio al etilómetro con la esperanza de que no detecte nuestro aroma a alcohol. Con este método lo único que provocaremos es que la prueba salga errónea y tengamos que repetirla una y otra vez, hasta que al Guardia Civil se le termine la paciencia y acabe por solicitar un análisis clínico de sangre u orina que terminarás por pagar tú.

Hacer ejercicio

Si eres de los que piensa que hacer un par de carreritas y unas flexiones reducirá los niveles en sangre, estás más que equivocado. Con ello, lo único que conseguirás en ponerte en forma, aunque termines pagando una multa, o peor, siendo víctima de una accidente de tráfico.

Tomar pasta de dientes

¿Por qué todavía hay gente que piensa que la pasta de dientes puede afectar a tu riego sanguíneo? Nos lo jure quien no lo jure, lo cierto es que este método no sirve para nada más que para dejarnos un refrescante aliento.